¨ en el sotobosque de la Myrtisylva fernandeziana, en los altos de la quebrada Villagra, en la expedición de este año. Foto:ROBINSONIA/DANTON Y PERRIER

Philippe Danton en el sotobosque de la Myrtisylva fernandeziana, en los altos de la quebrada Villagra, en la expedición de este año. Foto:ROBINSONIA/DANTON Y PERRIER

El Mercurio, Lunes 6 de Abril de 2009, por ALEXIS JÉLDREZ

Botánicos franceses hicieron el inventario de las especies del archipiélago Juan Fernández Alertan sobre la preocupante cantidad de especies introducidas. Existe un peligro ahí.

Dos botánicos franceses registraron todas las especies del archipiélago Juan Fernández. “Son 716 especies, de las cuales 213 son nativas y el resto (503) introducidas. Aquí la flora introducida supera largamente a la flora nativa”, comenta el botánico Philippe Danton, quien lleva 12 años viniendo a estudiar el tema. Su socio es Christophe Perrier; su organización, Robinsonia.

Empujón veloz

La gente ha introducido cabras u otros animales; “ellos además traen semillas en su pelaje”. También muchos llevan plantas para adornar sus jardines. -¿Se había hecho antes este trabajo tan completo? “

La Robinsonia saxatilis fue descubierta en 1999, en la Quebrada Corrales de Molina. Foto:ROBINSONIA/DANTON Y PERRIER

La Robinsonia saxatilis fue descubierta en 1999, en la Quebrada Corrales de Molina. Foto:ROBINSONIA/DANTON Y PERRIER

El primer catastro lo hizo Federico Johow en 1896″. El Dr. Johow, rector del Pedagógico, también fue botánico. En forma natural, en islas como las del archipiélago Juan Fernández o las Galápagos, una especie vegetal nueva se instala cada 8 mil años, plantea Danton: “La naturaleza habría necesitado 2.696.000 años para realizar lo que los hombres produjeron en 110 años”.

El problema de la isla es esta lucha. Lo peor es que, en estos casos de conflicto entre especies nativas y foráneas, se sabe siempre lo que va a pasar: pierde local. “En la isla existe un bosque, completamente original, al que yo le puse el nombre de Myrtisylva fernandeziana. Se parece al bosque valdiviano, pero es un bosque diferente, y es el único bosque que conozco en todo el mundo que tiene el ciento por ciento de las especies arbóreas endémicas. ¡Esto es algo extraordinario! Incluye insectos, pájaros y todo un ecosistema completo totalmente original y que no se puede encontrar en otra parte del mundo. Y eso hoy lo estamos perdiendo”.

Afortunadamente, todas las investigaciones de Philippe Danton y Christophe Perrier quedarán preservadas en un libro que el Museo Nacional de Historia Natural de París, del cual Danton es botánico adjunto, espera publicar el próximo año. Estará en español. Además, proponen crear zonas protegidas, hacer planes de rescate y fondos de investigación para crear un plan de conservación.